“Hasta los chavistas
vamos a quedar por fuera”

Unión Radio.-El secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros del estado Zulia, Germán Cortés afirmó que amanecieron «de brazos caídos» en la costa oriental del Lago de Maracaibo en reacción a las declaraciones dadas por el presidente de la República, Hugo Chávez, quien declaró en días pasados que habría que eliminar las empresas contratistas.


Aseguró que más de 20 mil trabajadores serían afectados por la eliminación del sector contratista. «Los contratos han sido eliminados y obligando al personal para que se organice en cooperativas, cosa que nos alarmó y es por eso que estamos reaccionando», indicó.
Negó que tengan cerradas las instalaciones petroleras. «Estamos de brazos caídos protestando en las calles, los mismos trabajadores se sumaron espontáneamente a esta paralización de Terminales Maracaibo hasta la empresa ZYC que son los muelles más grandes de la industria», enfatizó.


Hizo un llamado a todos los trabajadores petroleros del país advirtiendo que «hoy nos tocó a nosotros, Dios solo sabe si a mediados del mes que viene le tocará a los trabajadores del oriente». Aclaró que aunque es miembro del Psuv, representa alrededor de 2 mil trabajadores que pertenecen a diversos partidos políticos.


«En el sindicato tenemos afiliados adecos, copeyanos, rojos rojitos porque nosotros respetamos, somos bien neutros y por eso no mezclamos la política partidista en los movimientos sindicalistas y al eliminar las contratistas todos salimos perjudicados, hasta los chavistas vamos a quedar por fuera», aseguró.

No se han encontrado comentarios

Twitter Apufat

Login

Archivos

Efemérides

24/7/1783

Nacimiento de Simón Bolívar.

24/7/1802

Nace Alexandre Dumas, novelista y dramaturgo francés.

24/7/1823

Se desarrolla la Batalla naval de Maracaibo, con la victoria del almirante colombiano José Padilla, que afianzó la independencia de Venezuela.

24/7/1823

Se sanciona una ley que declara libres a todos los esclavos de Chile.

24/7/1917

La bailarina y espía Mata-Hari comparece ante un tribunal militar, que la condena a muerte por espionaje.