La resiliencia, ¿qué es y cómo poseerla? (4/4)

La resiliencia, ¿qué es y cómo poseerla? (4/4)

Autora: Rocío Perea.

Médico Psiquiatra en Área Humana. Especialista en Neurociencias. Área de Psiquiatría.

 

Las 8 cualidades o atributos de la persona resiliente (continuación)

  1. Flexibilidad combinada con perseverancia
  • La existencia de un propósito significativo en la vida es otra de las características de una persona resiliente. Esta meta les da la fuerza interior para responsabilizarse de perseguirla, con flexibilidad y sin obstinación.
  • El hecho de que las personas resilientes sean flexibles no implica que renuncien a sus metas, al contrario, si algo las distingue es su capacidad de lucha, pero cuando esta deja de tener un sentido, pueden cambiar el rumbo sin necesidad de sentirse mal por haber abandonado su objetivo inicial.
  • Es muy valiosa la capacidad de escucha, las personas que nos rodean pueden tener información que complementa la propia y en alguna ocasión pueden servir de guía para nuestras metas o proyectos. Siempre crecemos en relación con los demás, el aislamiento social favorece que nuestro pensamiento pierda flexibilidad y amplitud o perspectiva.
  • Es importante aprender a hacer realidad los deseos: fuerza de voluntad y autocontrol emocional.
  1. Sociabilidad en las personas resilientes
  • Las personas con resiliencia saben cultivar y valorar sus amistades. Generalmente se rodean de personas que mantienen una actitud positiva ante la vida. De esta forma, logran crear una sólida red de apoyo que les puede sostener en los momentos más difíciles.
  • Cuando pasan por un suceso potencialmente traumático su primer objetivo es superarlo; son conscientes de la importancia del apoyo social y no dudan en buscar ayuda profesional cuando lo necesitan.
  1. Tolerancia a la frustración y a la incertidumbre
  • Una de las principales fuentes de tensiones y estrés es el deseo de querer controlar todos los aspectos de nuestra vida, porque solemos tolerar mal la incertidumbre. Una forma de ganar seguridad en nosotros mismos y vivir con menos tensión emocional es precisamente, aprendiendo a lidiar con la incertidumbre, para que nos cause el menor malestar posible.

 Poniendo a prueba nuestra resiliencia: el duelo y la pérdida

A lo largo de la vida podemos estar expuestos a repetidos eventos o situaciones de pérdidas: fallecimiento inesperado de un ser querido, al maltrato o abuso psíquico o físico, a la pérdida de la salud, al fracaso en diferentes ámbitos, a las catástrofes naturales, a la pobreza, a los cambios de rol dentro de la familia o incluso en etapas vitales en que el envejecimiento nos hace perder capacidades o un determinado estatus social…

Cada una de estas situaciones son una oportunidad para seguir creciendo, para generar un cambio en nuestras vidas, mejorar la aceptación y no permanecer desmotivados o impotentes ante estos cambios.

Las personas dotadas de resiliencia saben que esos momentos de crisis no serán eternos y que su futuro dependerá de la manera en que reaccionen.

Las personas resilientes, cuando se enfrentan a una adversidad o necesitan superar la tristeza de una pérdida y transitar por un duelo emocional, se preguntan: ¿qué puedo aprender yo de esto?

FUENTE: https://www.areahumana.es/resiliencia/

 

No se han encontrado comentarios

Twitter Apufat

Login

Archivos

Efemérides

23/4/1616

Muere el novelista, poeta y dramaturgo español Miguel de Cervantes Saavedra.

23/4/1616

Muere el dramaturgo, poeta y actor inglés William Shakespeare.

23/4/1890

Nace el compositor ruso, Sergei Prokofiev.

23/4/1936

Muere en Madrid (España) víctima de la tuberculosis, Ana Teresa Parra Sanojo, laureada escritora conocida por su seudónimo “Teresa De La Parra” . Hija de padres venezolanos residenciados en París (Francia) nació en esa ciudad el 05 de octubre de 1889. Regresa a su patria a los 2 y regresa junto con sus 5 hermanos a Europa a los 8 años, luego de quedar huérfana de padre. Ya adulta, vuelve a Venezuela y comienza a revelarse como escritora, en artículos publicados por ella en diferentes diarios capitalinos. En 1924 participa en un concurso literario en la Ciudad de París, auspiciado por el Instituto Hispanoamericano de la Cultura Francesa, obteniendo el primer premio. En este mismo año publica el Diario de una Señorita con el nombre de “Ifigenia” con el seudónimo de “Teresa De La Parra”. Entre sus más destacadas obras están Memorias de Mamá Blanca.