APUFAT expresa su rechazo a la propuesta de constituyente (4/5)

En el año 2015, se inició la discusión de la II Convención Colectiva Única de Trabajadoras y Trabajadores del Sector Universitario (2015-2016) con el Patrono (Gobierno Nacional) representado por el Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología (MPPEUCT) y la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU).

 

Durante meses de discusión, el Patrono (Gobierno Nacional) nunca aceptó criterios técnicos (inflación, devaluación, etcétera) para establecer los montos de los beneficios socioeconómicos correspondientes a los trabajadores universitarios (Administrativos, Docentes, Obreros y Profesionales). Siempre su respuesta fue de carácter político partidista, culminando la discusión con el establecimiento por parte del “más alto gobierno” de un monto al pote con el cual se pagaría la II CCU. No importaba lo que nos correspondía o necesitábamos, por ley y sentido común, simplemente nos dieron lo que a ellos les dio la gana…

 

El resultado de esa acción arbitraria del Patrono (Gobierno Nacional), fue el una Tabla salarial que violaba criterios establecidos en reglamentos nacionales y sueldos de miseria que estaban muy por debajo de los niveles de inflación que enfrentamos esos años (2015: 270% / 2016: 720%). Eso significó hambre, pérdida de nuestros ahorros y de buena parte del patrimonio de nuestras familias.

 

En el caso de los trabajadores universitarios a nivel nacional y específicamente los de la Universidad Central de Venezuela (UCV) tenemos una serie de beneficios con criterios superiores a los establecidos por la II CCU. Su cumplimiento o incumplimiento ha sido el resultado del irrespeto del Gobierna Nacional a esos acuerdos internos previos, que ellos reconocen, pero para los cuales no envían en dinero. En el caso del Sector Profesional de la UCV, por intermedio de la I Convención Colectiva de Trabajo suscrita entre la UCV y APUFAT, dos (2) ejemplos importantes son el Sistema de Desarrollo Profesional, la Prima Profesional. No obstante, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) en su Artículo 89, lo siguiente:

“El trabajo es un hecho social y gozará de la protección del Estado. La ley dispondrá lo necesario para mejorar las condiciones materiales, morales e intelectuales de los trabajadores y trabajadoras. Para el cumplimiento de esta obligación del Estado se establecen los siguientes principios:

  1. Ninguna ley podrá establecer disposiciones que alteren la intangibilidad y progresividad de los derechos y beneficios laborales. En las relaciones laborales prevalece la realidad sobre las formas o apariencias.
  2. Los derechos laborales son irrenunciables. Es nula toda acción, acuerdo o convenio que implique renuncia o menoscabo de estos derechos. Sólo es posible la transacción y convenimiento al término de la relación laboral, de conformidad con los requisitos que establezca la ley.
  3. Cuando hubiere dudas acerca de la aplicación o concurrencia de varias normas, o en la interpretación de una determinada norma se aplicará la más favorable al trabajador o trabajadora. La norma adoptada se aplicará en su integridad.
  4. Toda medida o acto del patrono contrario a esta Constitución es nulo y no genera efecto alguno.
  5. Se prohíbe todo tipo de discriminación por razones de política, edad, raza, sexo o credo o por cualquier otra condición.
  6. Se prohíbe el trabajo de adolescentes en labores que puedan afectar su desarrollo integral. El Estado los protegerá contra cualquier explotación económica y social”.

 

El panorama para la denominada III Convención Colectiva Única de Trabajadoras y Trabajadores del Sector Universitario (2017-2018) se augura peor. Imponiendo el fanatismo político partidista, el Gobierno Nacional y su militancia del aparato del Estado (Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología (MPPEUCT); Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU) y el Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo (MPPPST)) acompañados de sus organizaciones sindicales incondicionales, tienen casi lista la aprobación de esta convención patronal violando la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) así como la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (LOTTT). Esta IIICCU nos dejará indefensos ante anuncios de inflación superior al 2.000%.

 

En Venezuela el problema no es tener leyes. El problema es que no se cumplen. ¿Si violan descaradamente la Constitución vigente con que moral quieren hacer otra?

No se han encontrado comentarios

Twitter Apufat

Login

Archivos

Efemérides

25/9/1493

El navegante genovés, Cristóbal Colón inicia su segundo viaje a América.

25/9/1515

El explorador, gobernante y conquistador español, Vasco Núñez de Balboa avista por primera vez el Océano Pacífico.

25/9/1599

Nace Francesco Borromini, arquitecto suizo, considerado uno de los máximos exponentes del barroco romano.

25/9/1683

Nace Jean-Philippe Rameau, compositor, clavecinista y teórico musical francés, muy influyente en la época barroca. Reemplazó a Jean-Baptiste Lully como el compositor dominante de la ópera francesa y fue duramente atacado por aquellos que preferían el estilo de su predecesor.

25/9/1777

Muere el físico, astrónomo, matemático y filósofo alemán de origen francés, Johann Heinrich Lambert.