APUFAT expresa su rechazo a la propuesta de constituyente (1/5)

APUFAT en su I Convención Colectiva de Trabajo suscrita con la UCV, asume compromisos de carácter ético y filosófico con la institución universitaria y el país:

 

“Ejercer una práctica sindical que responda a los intereses plurales éticos de los miembros de la Comunidad Universitaria entre otros, la búsqueda de la verdad y el afianzamiento de los valores trascendentales del ser humano, para contribuir al esclarecimiento de los problemas nacionales, promover, crear, asimilar y difundir el saber con un enfoque abierto a todas las corrientes del pensamiento universal, a fin de garantizar la formación de los equipos profesionales y técnicos que requiere la nación para su desarrollo; la defensa del espíritu democrático, la justicia social, la solidaridad humana y la meritocracia como orientadora del ejercicio y desempeño profesional”.

 

Es por esa razón, que más allá de nuestra función de defender ante el Patrono (UCV y Gobierno Nacional) los justos y legítimos derechos laborales de los trabajadores del Sector Profesional y específicamente de nuestros afiliados, debemos asumir una postura crítica ante los anuncios del Ejecutivo Nacional y del Gobierno, de iniciar un proceso constituyente, para cambiar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV). Al respecto, la Junta Directiva del Sindicato Nacional Asociación de Profesionales Universitarios en Funciones Administrativas y Técnicas de la Universidad Central de Venezuela (APUFAT-UCV) expresa su público rechazo a esta propuesta de Gobierno Nacional.

 

Cuando analizamos los alcances del proceso constituyente que promueve el Ejecutivo Nacional, se anuncia que la intención es “mejorar, consolidar y reforzar” la Carta Magna vigente: Ganar la Paz, Ampliar el Sistema Económico, Incluir las Misiones, Seguridad y Justicia, Nuevas formas de Democracia, Defensa de la Soberanía, Identidad Cultural, Garantía del Futuro y Cambio Climático. A nuestro juicio, resolver cualquier tema en cualquiera de esas áreas, se puede lograr con las instituciones y herramientas de las cuales dispone el Estado venezolano.

 

En 1999, a pesar de los señalamientos de diversos estudiosos en la materia que consideraban innecesaria la realización de una Asamblea Nacional Constituyente, una mayoría política impuso ese criterio que generó diversos cambios, incluyendo el cambio del nombre de la nación. Se garantizó que había nacido la mejor constitución del mundo. Lamentablemente, aunque sus creadores aún siguen como cabeza de gobierno, esa CRBV es constantemente incumplida y violentada.

 

El grupo político que durante 18 años ininterrumpido ha tenido bajo su responsabilidad el control del país, disponiendo del más notable apoyo popular, político y económico de la historia contemporánea, es el responsable de la crisis que padecemos y es también responsable de incumplir y violentar la CRBV que ellos mismos promovieron en 1999. Definitivamente, no tienen la solvencia moral y gerencial, para refundar la república, con el argumento de plantear propuestas para resolver la crisis que ellos mismos han creado.

 

Durante la presente semana, expondremos con seriedad, casos públicos y notorios que avalan nuestra postura. En Venezuela el problema no es tener leyes. El problema es que no se cumplen. ¿Si violan descaradamente la Constitución vigente con que moral quieren hacer otra?

No se han encontrado comentarios

Twitter Apufat

Login

Archivos

Efemérides

23/4/1616

Muere el novelista, poeta y dramaturgo español Miguel de Cervantes Saavedra.

23/4/1616

Muere el dramaturgo, poeta y actor inglés William Shakespeare.

23/4/1890

Nace el compositor ruso, Sergei Prokofiev.

23/4/1936

Muere en Madrid (España) víctima de la tuberculosis, Ana Teresa Parra Sanojo, laureada escritora conocida por su seudónimo “Teresa De La Parra” . Hija de padres venezolanos residenciados en París (Francia) nació en esa ciudad el 05 de octubre de 1889. Regresa a su patria a los 2 y regresa junto con sus 5 hermanos a Europa a los 8 años, luego de quedar huérfana de padre. Ya adulta, vuelve a Venezuela y comienza a revelarse como escritora, en artículos publicados por ella en diferentes diarios capitalinos. En 1924 participa en un concurso literario en la Ciudad de París, auspiciado por el Instituto Hispanoamericano de la Cultura Francesa, obteniendo el primer premio. En este mismo año publica el Diario de una Señorita con el nombre de “Ifigenia” con el seudónimo de “Teresa De La Parra”. Entre sus más destacadas obras están Memorias de Mamá Blanca.