El Gobierno deterioró los
sueldos de los empleados públicos

Empleados de varios organismos cuentan cómo cubren sus gastos porque no reciben aumento de sueldo desde hace tres años

El Nacional.- En ministerios, organismos descentralizados y empresas públicas la queja es común: no hay aumento de sueldos desde hace dos o tres años, lo que implica un deterioro del ingreso que sólo se resuelve reduciendo gastos o endeudándose, a menos que en el grupo familiar haya otras personas que trabajen.


Hugo Chávez

Parte de este congelamiento se debe a que se han suspendido o postergado las discusiones de los contratos colectivos. El deterioro es mayor si se toma en cuenta que los beneficios que establece una convención laboral se han reducido: algunas clínicas no aceptan cobertura con pólizas que provengan de algún organismo oficial y prácticamente desaparecieron las bonificaciones como ayudas educativas para los hijos, salvo en algunas instituciones que aún se cumple con las asignaciones para útiles escolares.

Ante esa realidad qué hacen los trabajadores de Petróleos de Venezuela, la Corporación Eléctrica Nacional, los ministerios de Planificación y Finanzas, de Comercio y de Relaciones Exteriores y del Seniat cuando no reciben un aumento desde hace dos o tres años frente a una inflación anual por encima de 25% ¿Qué gastos recorta? ¿Recurre a la tarjeta de crédito? De acuerdo con el índice de remuneraciones del Banco Central de Venezuela, los ingresos de los empleados públicos tuvieron un aumento en promedio anual de 24% en los tres últimos años, mientras que la variación anualizada en precios de bienes y servicios arroja una media de 26%, lo que implica que prácticamente los incrementos sólo han intentado compensar la inflación.

El BCV indica que a los profesionales al servicio de la administración pública se les incrementó su remuneración en 39,7% el año pasado. Los operadores de máquinas o equipos industriales recibieron un alza que varía entre 46% y 52%.

Los testimonios para esta nota fueron recogidos directamente, pero tuvieron como condición que se preservara el anonimato. Hubo unos que provinieron de personas vinculadas a organizaciones sindicales, pero por tratarse de trabajadores que no forman parte de las directivas de estos gremios también manifestaron su deseo de que se mantuviera reservada su identidad.

«Tuve que dedicarme a piratear»

Taxistas en Pdvsa

» Tuve que dedicarme a ser taxista pirata cuando no trabajo y eso es básicamente los fines de semana», dice un trabajador de un complejo de refinación de Petróleos de Venezuela. «Más de dos años sin aumento obliga a tener que buscar un rebusque porque el sueldo que pagan tiene muchos descuentos y no alcanza para cubrir todos los gastos», agrega.

Denuncia que después del paro petrolero, las autoridades de Pdvsa eliminaron el beneficio del comisariato. Reciben una asignación mensual por alimentación que en este momento está en 2.100 bolívares, que se sitúa 16% por encima de la canasta de alimentos de 1.811 bolívares que reporta el Instituto Nacional de Estadística. Este indicador mide el gasto de una familia para cubrir sus necesidades mínimas de alimentación. Con la firma de la nueva convención colectiva, esta bonificación aumentará a 2.700 bolívares hasta el 1º de abril de 2013.

«Hay compañeros que se les complica enviar a sus hijos para que estudien en una universidad así sea pública por los gastos de residencia y comida», cuenta. «La situación es más critica con profesionales de gerencia media que no ven un aumento desde hace más de tres años», añade.

«He evitado el prestamista»

Sin bonos en Finanzas

» Desde que llegó el ministro Jorge Giordani nos quitaron el pago de bonos que en cierta manera nos ayudaba a cubrir gastos extraordinarios como cancelar deuda, la póliza del seguro o la matrícula de colegio de los muchachos», expresa una analista del Ministerio de Planificación y Finanzas.

«Hay veces que los obreros del ministerio cobran 11.000 bolívares al mes y yo apenas gano 4.000 bolívares con todo y la formación universitaria.

Tengo compañeros con estudios de posgrado que a lo sumo llegan a 5.000 bolívares al mes», agrega. «Hay compañeras que están super endeudadas con prestamistas para poder cubrir sus gastos, y están esperando diciembre para reducir ese mono», apunta.

«He evitado el prestamista porque uno queda entrampado, pero en cambio la deuda que tengo con las tarjetas de crédito es tremenda y ni hablar de lo que debo al condominio de mi edificio, pero prefiero eso a dejar de pagar el colegio de mis hijos o los gastos médicos».

En cuanto a diversión, a lo sumo una vez al mes: una cena, una ida al teatro o al cine.

«Mi esposo y yo estamos viendo qué podemos hacer con las vacaciones de los muchachos», señala.



«No nos aumentan desde 2008»

«Turcos» en el Seniat

U na profesional del área de contribuyentes especiales en la Gerencia de Tributos Internos ofrece el siguiente testimonio: «No recibimos aumento desde 2008. Me preguntas qué hago para sobrevivir. Reduje mi calidad de vida.

El año pasado tuve que escoger entre pagar la póliza con cobertura completa para mi vehículo o la matrícula del colegio donde tengo a mis hijos. Obviamente la educación de mis hijos está primero y trato de ponerle todos los dispositivos al carro. En cuanto a las idas al cine, afortunadamente existe la piratería y hacemos excepciones en el caso de los muchachos».

En lo que se refiere a la búsqueda de ingresos fuera del trabajo, la funcionaria habla de «compañeros de trabajo que se convirtieron en reyes del rebusque o se transformaron en verdaderos «turcos» porque venden tortas en pedazos o por encargo para fiestas, ropa, bisutería, pañuelos, bufandas, pero deben hacerlo fuera del sitio de trabajo por el espionaje que existe».

En los tiempos que José Gregorio Vielma Mora era el superintendente del Seniat se revisaba la escala de sueldos anualmente, eso dejó de hacerse con el ingreso de José David Cabello.

«No queda otra que usar crédito»

Comercio, un alza en años

» La situación en todos los ministerios prácticamente es la misma: no vemos un aumento sino en años y depende mucho de quién sea el ministro de turno», dice un profesional que labora en el Ministerio de Comercio. Sin embargo, reconoce que tras la llegada de Edmée Betancourt al despacho hace casi dos años se logró obtener un alza de 30%. «¿Qué hago? No queda otra que engordar la tarjeta de crédito, hasta el límite que no te quiebre los ingresos o reducir gastos», agrega.

Al igual que otros trabajadores del ministerio, advierte que la cobertura de la póliza de hospitalización, cirugía y maternidad no cubre ni siquiera los gastos de consultas médicas. «Doy clases en una universidad privada, lo que allí ganó ¬que es poco- me ayuda y afortunadamente sí tengo una buena cobertura de seguro para toda mi familia», añade.

El hecho de estar casado ayuda a que sean dos los que aportan al ingreso familiar. «Acompaño a mi esposa a hacer las compras y salgo impresionado como cada mes aumentan los alimentos. Por eso la tarjeta de crédito quedó para los supermercados, pero la pago cuando tengo algún excedente en mis ingresos», cuenta.



«De nada sirve tener una póliza»

Corpoelec sin HCM

L a situación en la Corporación Eléctrica Nacional tiende a agravarse por los retrasos en las obligaciones laborales de la empresa y la dependencia financiera con los recursos que le aporta el Ejecutivo. A eso se suman los cambios en las condiciones contractuales que experimentan los profesionales y trabajadores cuando se estatizó el sector en 2007.

«Empobrecimiento es haber trabajado en La Electricidad de Caracas y ahora estar en Corpolec. No hay certeza sobre cuándo volveremos a ver un nuevo aumento», expresa una profesional que labora para la compañía. «Voy a tener un bebé y temo que, al igual que otros compañeros, no me den la clave de ingreso por las deuda que tiene la empresa con la compañía de seguros y con las clínicas. De nada sirve tener una póliza HCM», indica.

Un trabajador de las cuadrillas señala que se ve obligado a pagar de sus propios ingresos los gastos de gasolina y adquisición de repuestos de los vehículos de mantenimiento. A esto se agrega que la empresa tiene deudas pendientes por el pago de vacaciones, horas extras y prestaciones sociales.

«Predominan los retiros»

Bisutería en Cancillería

L os funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores no reciben aumento desde el año 2009.

Arrastran un rezago de 25% anual. «Si no fuera porque muchos de nosotros damos clases en universidades o colegios, la situación sería crítica», manifiesta un profesional con más de 15 años en la Cancillería.

«La venta de bisutería, tortas o comida gourmet antes era esporádica. Podía ser un ingreso extra navideño, pero ahora es permanente y casi pasó a formar parte de un complemento del sueldo de muchos empleados», agrega.

Se cuentan los casos de quienes hicieron ahorros en divisas durante su permanencia como funcionarios diplomáticos en embajadas o consulados. Ahora optan por la venta de sus dólares o euros para obtener bolívares.

«En un primer momento hubo muchos que pedían préstamos a la caja de ahorro, y ahora lo que predomina son los retiros, al punto de que en varias oportunidades han tenido que suspenderlos», dice el funcionario.

POR:

Ana Díaz

Andrés Rojas Jiménez

NOTA:
Si deseas ver la información en su formato original,
sólo dale Doble Click
al nombre del medio que la publicó,
que está al principio del texto,
en Negritas y Subrayado.

No se han encontrado comentarios

Twitter Apufat

Login

Archivos

Efemérides

24/7/1783

Nacimiento de Simón Bolívar.

24/7/1802

Nace Alexandre Dumas, novelista y dramaturgo francés.

24/7/1823

Se desarrolla la Batalla naval de Maracaibo, con la victoria del almirante colombiano José Padilla, que afianzó la independencia de Venezuela.

24/7/1823

Se sanciona una ley que declara libres a todos los esclavos de Chile.

24/7/1917

La bailarina y espía Mata-Hari comparece ante un tribunal militar, que la condena a muerte por espionaje.