Recesión reduce empleadores
y aumenta la informalidad

Informales se independizan ante la falta de puestos de trabajo

El Universal.- La contracción económica que afecta a Venezuela ha modificado por completo la estructura del mercado de trabajo. En un escenario en el que el sector privado está abatido por la recesión, la falta de empleos formales es el primer síntoma de la crisis.



Si bien la tasa de desempleo no ha crecido con fuerza, pese a una caída del Producto Interno Bruto (PIB) que acumuló 3,5% para el primer semestre de este año, la informalidad sí ha repuntado dejando al desnudo que el único motor que ha sido capaz de generar empleos durante el último año es la iniciativa propia.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística indican que la informalidad se incrementó un punto porcentual en un año, al situarse en 45% en julio, mientras que en igual mes del año pasado se ubicaba en 44%. Hasta el mes pasado eran 5.370.797 personas laborando en condiciones precarias.

El organismo oficial señala en su reporte de julio sobre el mercado de trabajo que incluso la propia economía informal se ha relajado más, a tal punto que la generación de puestos de trabajo corre por cuenta de los propios interesados en encontrar un oficio.

Las microempresas congelaron su capacidad empleadora y más bien están desapareciendo, según muestran los datos. El número de empleadores de microempresas se redujo en -8,5% en los últimos 12 meses, al pasar de 331.493 patronos en julio de 2009 hasta 303.306 al cierre del mes pasado.

Pero no solo disminuyen en número, sino también su participación como población laboral. Según el ente gubernamental, los patronos y empleadores de empresas informales (aquellas que tienen menos de cinco trabajadores) en julio representaron 2,5% de la población ocupada en el país, cuando hace un año equivalían a 2,8% del total de los empleados.

Asimismo, los trabajadores de este tipo de empresas se han visto afectados por tal situación. Entre julio de 2009 e igual mes de este año la nómina de los establecimientos informales cayó en -4,5%, al ubicarse en 1.251.556 personas. Un año atrás sumaban 1.310.476 trabajadores.

Al igual que los empleadores, esta reducción ha ocasionado que ahora en porcentaje también sea menos. De 11% que representaban en julio del año pasado los trabajadores en empresas informales, pasaron a significar 10,4% de la población ocupada en Venezuela.

Según lo que indican los datos del INE, estos trabajadores se mudaron hacia una realidad todavía más informal a la que vivían. El grupo de trabajadores por cuenta propia no profesionales se incrementó 8,2% en los últimos 12 meses, al pasar de 3.464.619 personas en julio de 2009 hasta 3.751.335 trabajadores independientes en igual mes de este año.

Estos son trabajadores que no dependen de un salario mensual, sino de honorarios para sobrevivir, por lo que sus condiciones son las más desfavorables del mercado laboral. El INE considera informales solo a los no profesionales que laboran de esta forma, pues a los profesionales los considera trabajadores de economía formal.

POR:

Suhelis Tejero Puntes

NOTA:
Si deseas ver la información en su formato original,
sólo dale Doble Click
al nombre del medio que la publicó,
que está al principio del texto,
en Negritas y Subrayado.

No se han encontrado comentarios

Twitter Apufat

Login

Archivos

Efemérides

23/4/1616

Muere el novelista, poeta y dramaturgo español Miguel de Cervantes Saavedra.

23/4/1616

Muere el dramaturgo, poeta y actor inglés William Shakespeare.

23/4/1890

Nace el compositor ruso, Sergei Prokofiev.

23/4/1936

Muere en Madrid (España) víctima de la tuberculosis, Ana Teresa Parra Sanojo, laureada escritora conocida por su seudónimo “Teresa De La Parra” . Hija de padres venezolanos residenciados en París (Francia) nació en esa ciudad el 05 de octubre de 1889. Regresa a su patria a los 2 y regresa junto con sus 5 hermanos a Europa a los 8 años, luego de quedar huérfana de padre. Ya adulta, vuelve a Venezuela y comienza a revelarse como escritora, en artículos publicados por ella en diferentes diarios capitalinos. En 1924 participa en un concurso literario en la Ciudad de París, auspiciado por el Instituto Hispanoamericano de la Cultura Francesa, obteniendo el primer premio. En este mismo año publica el Diario de una Señorita con el nombre de “Ifigenia” con el seudónimo de “Teresa De La Parra”. Entre sus más destacadas obras están Memorias de Mamá Blanca.