Dirigentes unen esfuerzos
para defender libertades sindicales

Corrientes obreras crearon el Movimiento de Solidaridad Laboral

El Universal.- No importa que sean chavistas o de oposición. Por igual los trabajadores están sintiendo la feroz arremetida antisindical y antilaboral del Gobierno. La negación de la contratación colectiva y la imposición de decretos presidenciales, el sicariato y paralelismo sindical, los consejos de trabajadores, la eliminación del diálogo tripartito, la precarización del trabajo y el incumplimiento salarial son apenas algunas de las tantas embestidas que resienten.


El pasmoso cuadro lo complementa la atomización del movimiento sindical, con unas centrales inoperantes y la solitaria lucha de los trabajadores petroleros, metalúrgicos y del magisterio.

Esta crítica situación obligó a 140 dirigentes de base a dejar a un lado sus visiones políticas e ideológicas y converger, el pasado fin de semana, para lograr acuerdos que permitan salvar el sindicalismo venezolano. Movimiento de Solidaridad Laboral es el nombre de esa agrupación que, tal como coincidieron algunos integrantes, «no se trata de crear una nueva central, sino un grupo de referencia sindical para coordinar el clima de conflicto ante la falta de convocatoria de las centrales».

Algunas de las conclusiones del encuentro alertan sobre el riesgo que se cierne sobre los sindicatos. «No es una pelea desde el terreno sindical ni laboral fundamentalmente, sino en el campo de los derechos constitucionales frente al poder del Estado. Estamos a centímetros de perder el derecho de representar a los trabajadores y trabajadoras, a organizarnos sindicalmente, discutir condiciones de trabajo y convenios colectivos, el derecho a huelga y, ante la desaparición de la libertad sindical en su concepción amplia que supone derechos laborales, sindicales, políticos, sociales, económicos y humanos para toda la clase trabajadora».

Pero el aguante no es sólo contra el embate oficial, sino también contra el empresariado «tanto los boliburgueses como la burguesía tradicional», que aúnan esfuerzos para «arrebatar las conquistas alcanzadas».

Juntos pero no revueltos

«La reunión no fue producto del azar, sino la resulta de la inquietud de varios dirigentes alarmados por cómo el Gobierno va desmontando y paralizando la acción sindical, producto de la misma inoperancia de las centrales y sindicatos. Llegó el momento de superar las diferencias ideológicas y trabajar en función de la clase trabajadora», declaró un vocero.

De acuerdo con la información ofrecida por varios asistentes que reservaron sus nombres, la preocupación más sentida fue el aislamiento de los sindicatos, lo cual obtura la posibilidad de que se amalgame el descontento social.

De ahí la exigencia de avanzar hacia la unidad de todos los factores. «El proceso de unificación surge como un imperativo de sobrevivencia de las organizaciones sindicales independientes y autónomas», es otra de las conclusiones de la reunión.

Para no repetir los males que pretenden enfrentar, el acuerdo -y así quedó evidenciado en la integración de la coordinación nacional- es que estén presentes todas las corrientes obreras, a saber: 1° de Mayo, Unión de Trabajadores Revolucionarios, Frente Constituyente de Trabajadores, Comisión Laboral, Nuevo Sindicalismo, C-cura y Alianza Sindical Independiente.

En cuanto a cómo será la ejecutoria del Movimiento de Solidaria Laboral, un entrevistado insistió en que no implica una sustitución de las centrales, «cada quien continuará en su organización».

«Ni la CTV ni UNT ni el resto de las centrales les dicen algo a los trabajadores. Es una realidad que no podemos obviar, y es necesario encauzar el malestar. El reto es ganar la confianza de los trabajadores. Sin confianza no hay proceso, no hay encuentro. Al no tener una referencia central o nacional se pierde el esfuerzo. El primer objetivo es trazar un mapa de conflicto nacional, este año hemos contabilizado 500 protestas. También que los sindicatos, estén o no confederados, organizaciones sociales y gremios tengan una referencia nacional, un soporte de lucha».

A lo anterior se suma la promoción de una agenda laboral sobre los diversos temas económicos, sociales y jurídicos, con la participación de los sindicatos y gremios profesionales.

En los próximos días se espera el anuncio oficial de la creación del Movimiento de Solidaridad Laboral. A partir de ahí, se iniciará una gira nacional a las principales ciudades del país para propiciar los encuentros con los sindicatos de base.

Pero no será una tarea fácil, tal como acotó un vocero. «Estamos conscientes de que la dirigencia gobiernera nos atacará. Nuestra propuesta plural y democrática es nuestra mejor defensa», concluyó.

POR:

Gustavo Méndez

NOTA: Si deseas ver la información en su formato original, sólo dale Doble Click al nombre del medio que la publicó, que está al principio del texto, en Negritas y Subrayado.

No se han encontrado comentarios

Twitter Apufat

Login

Archivos

Efemérides

15/10/1726

Nace en La Victoria (Estado Aragua) don Juan Vicente Bolívar y Ponte, padre de Simón Bolívar. Muy joven, cuando aún no tenía cumplidos los 17 años, intervino en acciones armadas que tuvieron lugar en la Guaira, en defensa de aquel puerto atacado por una escuadra inglesa al mando del Comodoro Knowles. El 1º de diciembre de 1773 contrajo matrimonio con doña María de la Concepción Palacios. Don Juan Vicente Bolívar falleció en Caracas el 19 de enero de 1786. Lo sobrevivió su viuda, doña María Concepción Palacios, y cuatro hijos: María Antonio, Juana, Juan Vicente y Simón.

15/10/1844

Nace el filósofo y poeta alemán, Friedrich Nietzsche.

15/10/1917

Acusada de espionaje a favor de Alemania, es ejecutada en París (Francia) la holandesa Margaretha Geertruida Zelle, mejor conocida como Mata-Hari. Fue una bailarina exótica, cortesana y espía durante la Primera Guerra Mundial.

15/10/1926

Nace el filósofo francés, Michel Foucault.

15/10/1990

El político ruso, Mijail Gorbachov, recibe el Premio Nobel de la Paz.