La historia de una flor…

La que en Venezuela llamamos «Flor de Navidad» o «Flor de Papagayo» es originaria de México. Su nombre azteca es “tlazochitl” , que significa «flor que se marchita» y para los aborígenes simbolizaba la sangre de los sacrificios que ofrendaban al sol para renovar sus fuerzas… pero con la llegada de los españoles, esta flor cambió su significado.

 

Los conquistadores bautizaron la flor como “Nochebuena” o “Flor de Navidad” porque florece en diciembre. Pero cuenta una leyenda mexicana que la primera Flor de Navidad apareció gracias a las oraciones de un campesino y una campesina que eran hermanos. Ellos eran muy pobres y no tenían dinero para ofrecer un regalo en los actos programados en la iglesia en honor al nacimiento de Jesús. Cuando iban afligidos por el camino, una voz desde lo alto les dijo que llevaran ramas de una planta que estaba cerca de ellos y así lo hicieron… Tímidamente entraron a la iglesia y llenos de humildad las colocaron alrededor del pesebre del templo.

Milagrosamente, las ramas cambiaron de color y se convirtieron en una brillante estrella de colores rojo y verde. Desde entonces, los padres franciscanos de México utilizaron sus flores en las procesiones de la Natividad.

 

Es tal la belleza y hermoso simbolismo para estas fiestas, que el uso de la Flor de Navidad se ha generalizado desde México a todo el mundo…

No se han encontrado comentarios

Twitter Apufat

Login

Archivos

Efemérides

23/4/1616

Muere el novelista, poeta y dramaturgo español Miguel de Cervantes Saavedra.

23/4/1616

Muere el dramaturgo, poeta y actor inglés William Shakespeare.

23/4/1890

Nace el compositor ruso, Sergei Prokofiev.

23/4/1936

Muere en Madrid (España) víctima de la tuberculosis, Ana Teresa Parra Sanojo, laureada escritora conocida por su seudónimo “Teresa De La Parra” . Hija de padres venezolanos residenciados en París (Francia) nació en esa ciudad el 05 de octubre de 1889. Regresa a su patria a los 2 y regresa junto con sus 5 hermanos a Europa a los 8 años, luego de quedar huérfana de padre. Ya adulta, vuelve a Venezuela y comienza a revelarse como escritora, en artículos publicados por ella en diferentes diarios capitalinos. En 1924 participa en un concurso literario en la Ciudad de París, auspiciado por el Instituto Hispanoamericano de la Cultura Francesa, obteniendo el primer premio. En este mismo año publica el Diario de una Señorita con el nombre de “Ifigenia” con el seudónimo de “Teresa De La Parra”. Entre sus más destacadas obras están Memorias de Mamá Blanca.